viernes, 3 de julio de 2015

entre flores y regaños

Hoy por fin tengo tiempo y energía de sentarme a escribir...

Cuando llegamos a la casa de nuevo, Nicolás había disfrazado el cuarto de Paloma de fiesta, había serpentinas, bombas y regalos, ella obviamente estaba feliz y nosotros de verla, cuando ya terminó el festejo y fui a mi cuarto, encontré un paquete con una nota... una nota que devolvió la paz a mi vida.

Pensaba que no era coherente pasar tanto tiempo con mi hija y sentir no conocerla, no entendía como no me di cuenta de una enfermedad grave, me preguntaba que había pasado con mi sexto sentido, llegue a pensar cualquier cantidad de cosas absurdas… hasta que… Nico me recordó, que Paloma es una niña VALIENTE y FELIZ, él pudo ver, no solo el dolor de la enfermedad, sino tambien la valentía de Paloma para enfrentarla, no  lo difícil que podía ser respirar en esta condición, sino las ganas que hacían posible correr sin ahogo, no una neumonía, sino un cuerpo capaz de combatirla… y estas palabras tan simples pero cargadas de verdad, me devolvieron al rumbo: “Sin ti Paloma no seria la niña que es…”


Yo no soy profesional de la salud, soy una madre aprendiz y por eso pienso que tengo la posibilidad de cometer errores y de equivocarme... 

Paloma tiene dos médicos de cabecera, el pediatra y mi medico de confianza, a quien acudo frecuentemente para consultas por su magnifica condición humana, él es un medico de vocación...
Al primero acudi cuando ya no me precio normal tantos días de fiebre y recibí un llamado de atención (con amor y preocupación seguramente pero regaño es regaño), luego en la segunda hospitalización su actitud un poco cortante fue netamente informativa... Mi otro doctor, en cambio, en esta ocasión se molestó por un comentario que hice sobre mi sentimiento de culpa, él dice que nosotras las madres tenemos un don, y siempre, cuando hablamos, termina recordándome que soy una excelente mamá, me llena el alma de nuevo, me hace crecer un poco el ego y así puedo pensar nuevamente con claridad que voy a hacer para aliviar a mi bebé... siempre me recuerda el vinculo sobrenatural que tenemos con nuestros hijos, me trasmite su serenidad y tranquilidad, llenandome de seguridad para retomar la situación... en realidad este doctor es mas mío que de Paloma pues de pediatría sabe poco, pero en cuestiones del alma lo sabe todo y en esta ocasión y creería yo que en la gran mayoría, debería haber un balance entre ambas cosas... me dolió mucho sentirme juzgada por una persona que ha estudiado gran parte de su vida para saber lo que yo claramente no sé, para ellos una neumonía es un caso mas de muchos que habrán visto, para mí no, porque mi hija no es una más, y demostró, ser una valiente, una ganadora, una niña FELIZ, estos créditos me los gano YO y pueden estar seguros que sin mi ayuda el conocimiento medico y todos los tratamientos que hicieron, no hubieran sido tan efectivos como lo fueron y su aprendizaje tal ves fue nulo, el de mi familia fue extraordinario!!!!!!!