martes, 21 de julio de 2015

Sobre el metodo Estivill

El tema del método Estivill ha sido una polémica de muchísimos años que en la mayoría de los casos, se basa a mi juicio en el hecho de no leer previamente el libro o de no aplicarlo correctamente. Todo el mundo al oír “Estivill”, reacciona inmediatamente con un: “no voy a dejar llorar a mi hijo!”, yo estoy 100% de acuerdo: yo tampoco quiero dejar llorar a Paloma, por varias razones…
…El corazón duele al oír el llanto de un niño que no quiere dormir, por la razón que sea, pero además del dolor de mamá, esta la paciencia humana que suele empezar a perderse cuando el llanto no cede ante nada, o cuando sabemos que la única solución es correr por el apartamento arrullando al niño, o un paseo en carro o un paseo en coche, o un tetero a la 1 a.m., o lo que sea! Los papás hacemos cosas inimaginables para calmar al niño y así evitar su dolor, pero no nos digamos mentiras tambien buscando el bienestar propio. No es maldad desear con todo el corazón que el niño duerma o por lo menos deje de llorar a las 3am, sobre todo, cuando nos espera una jornada laboral que empieza al otro día, muy temprano y termina muy tarde, todos independiente de nuestra actividad necesitamos descansar…. Hay personas con más paciencia que otras, pero TODOS la hemos perdido alguna vez, TODOS hemos deseado pasar derecho de nuevo, y no por eso somos malos padres.



El método Estivill jamás dice que al niño hay que dejarlo llorar hasta que se quede dormido, por el contrario habla de evitar el llanto innecesario, de ACOMPAÑAR durante el tiempo que sea necesario, no habla de abandonarlo a su suerte, en la oscura soledad de su cuarto, habla de generar un entorno amable que le proporcione la seguridad que necesita para conciliar el sueño… en fin, no voy a citar cada uno de los mitos respecto a este pediatra, mi intención tampoco es adoptar una posición y defenderla hasta el fin, solo quiero hacer entrar en razón a aquellas personas que juzgan fuertemente un libro que no se han tomado el trabajo de leer, o que renuncian a hacerlo por prejuicios que alguien infundó y que fácilmente pueden ser eliminados y dar paz a una familia que lleva un tiempo sin dormir.

Yo soy una mamá totalmente PRO-NO-LLANTO, que hace lo que sea para ver TRANQUILA a su hija, que quiere una persona mentalmente estable y FELIZ, por esa razón jamás haría algo que pueda traer consecuencias  espantosas en su vida. Las consecuencias horribles las viví cuando le daba 3, 4 y hasta 5 teteros para que se durmiera otra vez, sufriendo la amarga inapetencia del otro día, al tener que lidiar un día entero de irritabilidad como consecuencia de una mala noche, cuando ya el tema se volvía controversia en la pareja por quien tiene la razón, o criticas y culpas por perder la paciencia ante una rutina de despertares con intervalos de 1 hora, o haber lanzado un grito invadidos por el desespero de no saber que hacer… esas consecuencias son reales, yo las viví, varias veces, afortunadamente ahora son parte del pasado…


Paloma es una niña tranquila, que duerme sola en su cuarto, que no teme a la oscuridad, ni a estar lejos de mamá y papá… Todavía se despierta en la noche, pero lo hace SIN LLORAR y en completa CALMA, pidiendo que le ponga la cobija de nuevo o que le ayude a buscar su muñeco que se refundió entre la cama… yo me paro sin problema cuantas veces sea necesario, lo importante es que no hay llanto, ni miedo, solo ganas de dormir de nuevo. Que necesita un empujón? Sí! a veces, porque yo no quería solo dormir derecho, yo quería que Paloma sintiera paz y tranquilidad para gozar de un sueño reparador.