miércoles, 28 de octubre de 2015

De qué equipo eres???

Eres mamá pro colecho o anti colecho? 
Eres pro Estivill o anti Estivill?
Eres mamá saludable o mamá come basura?
Eres mamá dedicada o mamá por jornadas?
Eres mamá trabajadora o mamá mantenida?
Eres mamá complaciente o mamá sargento?

Porque la necesidad de ubicarnos en un lado o en el otro??? 

Miles de preguntas como estas, dividen a muchas mamás en dos grupos: las que siguen una corriente con pasión y las que fanáticamente están en contra.
Es doloroso ser testigo de esta enorme ola que cada vez se lleva a su paso mas mujeres. Nos olvidamos que todas somos mamás, que la solidaridad ya no es solo de genero sino de condición, y que respetar en silencio no quiere decir que nos vendimos, sino mejor  que respaldamos el alivio que esa solución por horrible que suene a nuestros oídos fue la mejor elección para ella, que compartir un pensamiento no debe ir ligado a emitir un juicio, que las criticas son permitidas, de hecho necesarias, pero siempre, si son dadas con amor y consideración.

Como mamás necesitamos el abrazo compasivo de una amiga ante un NO rotundo de nuestro hijo, o una mirada y el apoyo en silencio frente a una pataleta, un gesto amable cuando la angustia sale por los poros porque creemos haber perdido el control, un piropo a la mujer hermosa que hay detrás de la mamá, un guiño de complicidad por haber concedido lo que ya habíamos afirmado que no daríamos... no es difícil hacerlo, pero si altamente contagioso, mejor contaminar de AMABILIDAD el mundo, somos muchas y unidas hacemos más!!!