miércoles, 7 de octubre de 2015

Que hago que no quiere comer!!!!

Una situación complicada para muchas mamás es el tema de la comida, hay niños que parece que odian la comida y tienen cierta antipatia hacia la hora de sentarse en la mesa. En muchos casos esto es una situación que no pasa de nuestra preocupación como padres, y que los pediatras encuentran como algo normal, pues despues de un completo examen determinan que el niño es sano, de constitución delgada o simplemente que con el tiempo pasara... hay otros casos en los que se encuentran bajitos de peso, cerca o incluso desnutridos, estos casos son alarmantes pues este aspecto es fundamental en desarrollo de los niños.

Yo como casi todas las mamás, he sufrido también con el tema de la alimentación, Paloma tiene épocas en las que no quiere recibir y se irrita casda vez que se acerca la hora; otras en las que es selectiva con lo que se sirve y algunas veces pide y pide pero no come nada... la época mas critica fue al año, muy duro y preocupante, pues aunque nunca ha estado en niveles de desnutrición y siempre la han encontrado sana, la curva correspondiente al peso esta por debajo del promedio y la de talla por encima, y yo me angustiaba mucho, así los médicos me dijeran que era normal.



Quiero compartir algunos tips que he intentado, algunos funcionan muy bien, otros a ratos, pero para las mamás que sufren con el tema, como yo algunas veces, seguro sentiran un poco de animo  y alivio si saben que hay alternativas!

1. Cuando la situación era critica de no querer NADA y mostrar molestia cada vez que debía comer. Nos sentábamos al tiempo, cada una con su plato y yo empezaba a comer, ella cuchareaba, o de una decía que no quería y trataba de comenzar la "pataleta", entonces yo con calma le preguntaba: ¿quieres almorzar?, NOOOO!!! respondía ella, entonces con la misma calma le decía  "ok, te vas a bajar a jugar mientras mamá termina, no te preocupes, sabes que no hay problema con eso"... pasados 5 minutos aprox., la llevaba como si nada y la sentaba de nuevo, si insistía en no comer, yo hacia de nuevo el ejercicio y así una vez mas (no lo hacía mas de 3 veces), si  definitivamente no lograba que ella comiera, me acercaba y a su misma altura y con toda la calma, explicaba que cuando tuviera hambre debía comer lo mismo que había dejado servido, que ahí estaba para cuando ella sintiera ganas. A la hora de la merienda la sentaba frente al mismo plato que había dejado servido y casi siempre lo comía... con el tiempo fue asimilando y ya muy de vez en cuando no come a la hora que debe hacerlo.

2. Cuando es selectiva con los alimentos, y muestra favoritismo por una cosa en particular. Paloma por lo general se apasiona por algo y solo quiere comer eso a todas horas, ejemplo: la arepa!!! las adora y en una época solo quería comer AREPAS!!! su organismo como todas las mamás sabemos, necesita también proteínas, vegetales, frutas, lácteos... ademas de carbohidratos.. que hacia en este caso? le servia su plato completo y advertía que si había final feliz (comer bien, que no es necesariamente comer todo) mamá daría una sorpresa: la arepa!!!, por otro lado servia el plato completo porque aunque sabia que ella no comería por ejemplo: la carne o el pollo, al verlo servido y ver que mamá lo come se ira familiarizando y eventualmente quería probarlo. Siempre cumplía lo que decía: al final le daba la arepa, pero sino comida nada, tampoco había sorpresa.

3. Incentivos! para mi son lo máximo!!! sobre todo cuando ya están un poco mas grandes, el comer solos es un incentivo grande, yo a Paloma por ejemplo cuando le doy sopa, se la sirvo con un plato de arroz al lado, ella trata de coger el arroz en la cuchara y recoger la sopa en la misma, le encanta, se siente grande y me dice: mira lo estoy haciendo como tu!!!. También es muy bueno involucrarlos en el proceso de hacer los alimentos, y no hablo de cocinar, como le digo a Paloma: "los niños en la cocina, huelen a popo de gallina", no soy amiga de dejar que Paloma entre con la estufa u horno prendido, pero si me parece chevere que me ayude a picar con las manos la espinaca, a poner el agua en la licuadora, a amasar las arepas, o simplemente la siento cerca y le explico y voy mostrando lo que voy haciendo y lo que cada alimento ayudara a su cuerpo, por ejemplo le explico que si come mucha verdura su pelo va a crecer tanto como el de las princesas y así sus trenzas serán cada día mas largas... siempre la historia tiene que ser interesante para ella. también le pregunto si sabe los nombres, formas, colores de las cosas, el tomate es rojo, redondo y empieza con la letra T, así con todo, incluso con los utensilios. 

4. Experiencias! Hay lugares en los que se permite por ejemplo preparar la ensalada, para ella es su plan favorito, vamos por la barra agregando en un plato todas las verduras que vamos a comer, si ella dice alguna cosa que no, yo le explico que a mamá le encanta y por eso la agregaremos. Hay otros donde pueden preparar pizza y así hay que buscar opciones. 

5. Tablero de rutina!!! confieso que no lo he intentado, una seguidora me dio el dato y me parece que puede funcionar. La idea es con dibujos que el niño entienda, hacer la secuencia de la rutina en casa: bañarse, lavarse los dientes, comer... se van poniendo aciertos cada vez que se cumple debidamente un ejercicio (lo haría con caritas felices), cada vez que se repite 3 veces se premia, yo personalmente doy premios de vez en cuando, pero si me gusta mucho festejar y halagar cuando hay logro, en este caso yo haría una "fiesta", aplausos, halagos, besos y abrazos, cuando se cumpla el cometido y al finalizar la semana premiaría si es el caso. De igual forma siempre he pensado que esta bien indicar cuando algo no se hizo correctamente y en el tablero también deben ir los desaciertos, esto motivará al niño a tener mas caritas felices que tristes.

Finalmente hay que intentar que las comidas sean amigas y no enemigas de la rutina, no es fácil pues la paciencia se pone a prueba en momentos como estos, yo aconsejo que cada vez que estemos a punto de perderla, nos levantemos de la mesa, expliquemos al niño que estamos exaltados y necesitamos tranquilizarnos antes de continuar, nos damos un respiro y volvemos con calma, de lo contrario se volverá una batalla campal! y animo mamás TODAS hemos sentido angustia alguna vez por la alimentación de nuestros hijos!!!