jueves, 19 de noviembre de 2015

Un ángel con nombre propio...

La Gineco-obstetra que recibió a Paloma, llego a mi vida al asar, de afán, y con total necesidad en una sala de urgencias por un amago de aborto, fue la mejor decisión que pude haber tomado. Al principio no hubo mucha empatía, sentía frialdad y desde la primera consulta mencionó que posiblemente no podría asistirme en el parto, pero había algo que no me dejo abandonarla, su tranquilidad y profesionalismo me hacían sentir segura... Con el pasar de los meses mi embarazo se complicó, y nuestra relación cada día se hacia mas estrecha, mas intima... supe entonces que mientras yo estaba empezando a ser mamá, ella poco a poco perdía la suya, presa de una enfermedad que apagaba su vida lentamente, esa era la razón por la cual no podría, tal ves, recibir mi bebé. 

Finalmente llego el día, sorpresivo como lo quería, pero riesgoso y lleno de angustia como jamas pensé que tendría que vivirlo, siempre idealice un instante mágico lleno de alegría... pero no, fue lleno de miedo, muy movido y desesperante... Ese momento, terminó de conectarnos, ella luchó por mi vida como si fuera la de su mamá, me salvó literalmente de la muerte, al terminar me beso la frente y me abrazo el alma, celebrando que lo había logrado, esa victoria fue nuestra, de las dos, ella pidiendo sabiduría para hacer lo correcto y yo sacando fuerza para no dejar el mundo.


En ese instante magico en el que cumplo mi sueño de ser mamá, me acercan a Paloma, la beso y abrazo con el corazón, pues mis manos están atadas a una cama, mi cuerpo no puede contener la emoción, lagrimas y sollozos, felicidad, alegría y bendiciones... todos parecen salir corriendo con ella de la sala de cirugia, pues en ese mismo instante mi vida entra en un juego del cual, puedo no salir, veo a mi esposo, que ahora es responsable de una princesa, de una guerrera que saco todo el provecho a las pocas semanas de gestación que tuvo y no se dejo llevar a una incubadora, está sana... movimiento, angustia, tensión, todos luchando por un mismo fin, estabilizar mi organismo que se quiere rendir sin pensar en mis deseos, yo quiero VIRIR, yo quiero abrazar a mi hija, quiero verla crecer, quiero ser mamá de verdad!!! no es justo que mi sueño dure tan poco, y es ahí en ese momento en el que me conecto con mi papá, cierro los ojos con miedo de no poder abrirlos de nuevo, y con la seguridad de no querer preguntar que pasa, empiezo con toda la devoción a suplicar por mas tiempo, una oportunidad, un ratico mas, veo a mi valiente a través de la ventana y de nuevo ruego por un instante de los tres, de la familia que sueño, de la razón por la que estaba ahí: mi familia... y entonces oigo las palabras mágicas que aun sin entender, empiezan a devolver mi calma, hay festejo, alegría, vuelvo a ese instante de felicidad y celebración por el nacimiento de una nueva vida...


Mi primera visita a su consultorio después del parto fue un encuentro fuerte y cercano... Las dos necesitábamos un abrazo, yo de agradecimiento y ella de consuelo... luchó incansablemente por permitirme ser mamá y así se resignó a perder la suya, quien a los pocos días murió, con lagrimas en los ojos me dijo una frase que aun hoy retumba en mi memoria: "No hay nadie en el mundo, que te quiera más que tu mamá". Desde entonces no es mi ginecóloga, es mi amiga, mi confidente, es esa persona a quien ademas por cuestiones medicas tengo que visitar periódicamente y sí, como dice mi marido "es mi mejor amiga", no me juzga, me aconseja desinteresadamente, pero sobre todo me conoce y compartió conmigo ese instante que jamas olvidaré... me devolvió el sueño de ser mamá!!!

Una de las ventajas de tener palanca en el cielo, es el acceso ilimitado de ángeles terrenales, que llegan a nuestra vida a darnos enseñanzas, he conocido varios, éste ha sido el mas especial, el que mas enseñanzas a dado a mi vida... No se porque le pedía a mi papá, tal vez porque lo sentía mas cerca a Dios y a mi... él como siempre, ahí estaba...tan lejos pero tan cerca, me conoce también y eso me ahorraba el tiempo que no tenia de explicar el porque necesitaba VIDA!


Una vez más... gracias papá!!!