martes, 31 de octubre de 2017

Te invito a mi fiesta!

Las piñatas de hoy en día requieren de una preparación previa fácilmente comparable con la de un matrimonio, torta, pasabocas, Candy Bar, sopresas, decoración, actividades, shows… son algunas de las tendencias de hoy en día que hacen de los preparativos un verdadero desafío…

FECHA… Lo primero es definir la fecha preferiblemente que no sea festivo y si los niños aún son muy pequeños ideal que sea fin de semana, anunciarla al menos con una semana de antelación facilitará a los invitados agendar con tiempo y al anfitrión contar con una oportuna confirmación de invitados.

LUGAR… El lugar depende de lo que nuestro hijo disfrute más en el momento (edad), una celebración campestre debe tener un plan B por si el clima no ayuda y una fiesta en salón debe contar con las acitividades suficientes para mantenerlos entretenidos.


TE ESPERAMOS… Importante que como invitados confirmemos nuestra asistencia idealmente unos 5 diás antes del evento esto evitara que quede comida sobre la mesa, media torta sin probar o algunas sopresas sin entregar, pero lo más importante es pensar en el homenajeado que seguro espera compartir su dia especial con sus amigos y familiares, por eso tratemos de asistir, llegar puntuales y con la mejor actitud para hacer de ese día un recuerdo memorable!

Padres competidores, hijos frustrados

Querer ver a nuestros hijos triunfar siempre y motivarlos a competir para ganar o satisfacer a alguien más puede resultar en frustración y resistencia a hacer las cosas, más vale incentivar que imponer… A la hora de comer muchas veces hacemos competencias, amenazamos con que el bus lo dejará o no podrá comer postre sino termina, estas estrategias realmente solo nos alejan del objetivo final: una nutrición saludable y a conciencia, nuestro pequeño no entederá el verdadero valor de la alimentación solo comerá por temor a ser catigado o para ganar una competencia…

ERES EL MEJOR! No del salón, de la cafetería o de la piñata, la meta siempre debe ser superarse a sí mismo… El reto propio puede ser tan sencillo como cada día probar un alimento nuevo y al llegar a casa comentar la experiencia.

DEBES ESTAR OGULLOSO DE TI! Lo más importante es que nuestro hijo esté satisfecho con lo que ha hecho por él, no por satisfacer a alguien más… el mérito de haber probado un alimento o terminado la ensalada es de él y la ganacia se verá reflejada en su cuerpo es importante que lo sepa.


TU PUEDES! Hacer favorable el entorno para que el niño pueda cumplir las metas de acuerdo a sus capacidades físicas y emocionales, le permitirá saber que SI puede alcanzar el objetivo si se lo propone y trabaja con esmero… proporcionar los cubiertos adecuados, un espacio amable y sin tension hará de cada comida una experiencia placentera.

Remolque o porta-niños?

Cada día hay más conciencia sobre la importancia de cuidar el medio ambiente y llevar una vida saludable, es uno de los pilares de la educación que como padres de la nueva era impartimos a nuestros hijos. Transportarse en bicicleta es un ejercicio físico y mental que nos libera un poco de la tensión y afán propio de la ciudad, además es una actividad divertida y estimulante para los pequeños.

El instinto protector que aparece cuando nos volvemos padres y nos acompañará el resto de la vida, salta a la vista recordando que las prácticas que alguna vez ejercimos con nuestros hermanos y primos ya no son una alternativa, los tornillos y la barra no están diseñadas para transportar personas, el mundo moderno ofrece nuevos productos que no solo facilitarán nuestra vida de padres sino además traerán confort y protección a los pequeños pasajeros.

EL REMOLQUE es ideal cuando tenemos uno o mas niños pequeños (desde que se sientan 6 meses aprox., hasta los 26 kg aprox.) y los trayectos son largos. Por sus características como baúl, ventanas laterales, mosquitero, plástico protector de lluvia y/o bajas temperaturas, cinturones de seguridad y banderín que garantiza su visibilidad en la ruta, es un buena alternativa como medio de transporte y algunos con suspensión ideales para paseos incluso en terrenos montañosos.

Es importante que los niños vayan asegurados y preferiblemente con casco, sus dos ruedas otorgan mayor equilibrio y menos riego de volcamiento, los frenos bloquean en coche mientras esta estacionado y el amplio espacio permite descansar a los bebés de manera segura y confortable. La mayoría de las marcas se acomodan  a cualquier tipo de bicicleta con un adaptador especial.

LA SILLA PORTA- NIÑOS es mejor cuando ya están mas grandes y los trayectos son mas cortos, pues van expuestos a las condiciones climáticas, su estabilidad depende en un 100% de la bicicleta y la posibilidad de llevar equipaje es limitada, algunas marcas deben ser compatibles con la bicicleta, otras requieren de adaptadores especiales.


INDISPENSABLE sin importar la elección, que tanto los padres como el bebé lleven el casco apropiado, cinturón perfectamente abrochado y las manos libres, verificar el correcto anclaje, aplicar protector solar, ropa adecuada (clima), líquido para evitar una deshidratación, una alimentación rica en carbohidratos, proteinas, lácteos y grasas saludables y obvio no puede faltar la Pony Malta que durante el paseo lo llenará de energía.




Una mañana con papá...

Casi me da un ataque al abrir la puerta y encontrar un mini ejemplar de la selección colombiana de fútbol, montada en bicicleta, con baletas y capa… así llego mi hija con su papá del entrenamiento de bicicleta, justo ese día tenia un desayuno y pensé que sería divertido que pasaran un tiempo sin mí, QUE ME EXTRAÑARAN!

Hoy estoy segura que la pasaron increíble, pues no hubo oposición a la idea de incluir postre en el desayuno, tampoco de usar zapatillas de princesa y muchísimo menos de llevar la capa de Drácula, casi puedo oír a mi esposo convenciendo a la chiquita de ponerse el uniforme de “La Selección” pues su habilidad al momento de combinar las prendas es nula y en este caso no necesitaría de dicho talento…

Eso si no olvidaron mis recomendaciones, pues el tono blancuzco de su pequeña cara dejo la evidencia de haber puesto protector solar, a pesar de la sobredosis de azúcar en el desayuno balancearon con una porción de fruta y aunque el termo de agua llegó intacto, me contaron que en el descanso habían pedido una bebida de campeones para llenarse de energía e hidratarse…


La mejor parte, fue cuando mi esposo con un gesto le recordó que había algo para mí en su maleta y ella misteriosamente me sorprendió con una botella de Pony Malta, oírlos contar como ella decidió guardar celosamente el último sorbo para mí, pues no era justo que además de no haber estado en la clase también me perdiera de las deliciosas onces que tomaron, me hizo sentir feliz, sin duda me extrañaron y aunque estoy segura que no más de lo que yo los extrañé a ellos, si lo suficiente para seguir con mi cantaleta de mamá gallina!



¿Lo estoy haciendo bien?

Desde que supe que sería mamá me ha rondado una pregunta que parece querer vivir de por vida en mi cabeza: ¿LO ESTOY HACIENDO BIEN?

Paloma nació, se sentó, gateó, caminó y de pronto soltó mi mano como gritando al mundo que estaba lista para seguir sola, yo en cambio no estaba tan segura de querer hacerlo y entonces me dí cuenta que los retos como mamá nunca concluyen, en realidad se transforman y que esa pregunta que a ratos me atormenta la vida es en realidad el motor de empuje a nuevas experiencias, es el impulso que me desafía a ser mejor cada día, de alguna forma el intentar responder al interrogante es lo que determinará la contienda de mañana…

Hoy que ya hemos superado varios obstáculos juntas, entiendo que con dificultad podría responder sensatamente si realmente ¿lo estoy haciendo bien?, no hay un juez más duro y despiadado que nosotros mismos, no hay tesoro más grande e intocable que un hijo, siempre queremos hacer lo mejor y el sabor de la victoria dura poco, dura
lo mismo que el siguiente reto en aparecer. Entonces somos padres más recursivos, el mundo extralimita nuestra creatividad, la vida nos obliga a descubrir nuevos talentos y los niños nos muestran que en realidad no todo tiempo pasado fue mejor, hoy solo es diferente, algunas cosas parecen ser más fuertes ahora, pero para eso estamos nosotros, trabajando duro y sin descanso en la formación de quienes serán los adultos del mañana.

Sería ideal que el conocimiento, la habilidad y pericia de un buen padre viniera en frascos con dosis exactas y así como les damos Pony Malta a nuestros hijos para que su sistema inmune resista el virus de moda y su cabecita pueda responder con tranquilidad el exámen de mañana, nosotros pudiéramos también tener la certeza de estar haciendo todo perfectamente pues ya tomamos la dosis diaria de sabiduria y destreza. Sin embargo, y aunque no podamos tener esa pócima mágica, basta con ver a nuestros hijos para saber que vamos por buen camino, cada vez que nuestro pequeño nos mira a los ojos y con un simple TE AMO nos abraza el alma, cuando recuerda que la canción que suena es la favorita de mamá y la canta con más fuerza, cuando con preocupación corre a buscar el dulce favorito de papá, cada vez que decide tender su mano al más pequeño del parque y cuando lo vemos abrazar con total cariño a sus abuelos, nos lo recuerdan con cada caricia, con sus dulces palabras, con la ternura e inocencia propia de su corta edad…

Se creció mi bebe!

 Yo la sigo viendo diminuta aunque ella me recuerda todos los días que ya es “un poco grande un poco pequeña” dice tener 5 aunque le falten meses para cumplirlos, y asegura que todos estamos equivocados con respecto a su edad y que cuando sople la vela con el #6 ya todos estaremos seguros también. Lo cierto es que cada día que pasa me siento menos útil para ella que ahora come, se viste, duerme y juega sola, me siento feliz por el tiempo que me queda, pero una parte de mi quisiera seguir atendiendo sus llamados de ayuda.

Nicolás también la sigue viendo frágil y aún no se siente listo para soltarla del todo, me pide que entre a las atracciones en las que tubos, piscinas de pelotas e incómodas escaleras son parte de la diversión para los PEQUEÑOS que pueden correr, saltar, escalar, ir de un lado a otro sin problema, yo en cambio no me puedo mover con facilidad mi elasticidad es mínima y el ejercicio hecho es el equivalente a una semana de gimnasio, la última vez juré no hacerlo de nuevo, es hora de darnos cuenta que ya no nos necesita, la próxima vez me limitaré a ceder el turno para que pueda evidenciar en carne propia lo que es su “frágil pequeñita” en el campo de batalla.

Nuestra pequeña que es del curso de los grandes del prescolar pasará dentro de poco a ser parte del de los chiquitos de primaria, ya tengo en mente el plan de acción, que incluye comprar chaqueta y guantes para el frío de la mañana, levantada temprano para preparar un saludable menú y abastecerme de Pony Malta para que nunca falte en su lonchera, estoy segura que físicamente está preparada: su sistema inmune podrá combatir el helaje de la madrugada, su mente responderá con atención a cada instrucción y su cabecita la mantendrá en la jugada a la hora del recreo…

Ahora me toca a mí, me quedan duros meses de entrenamiento y tengo que prepárame para esta nueva etapa que es muy distinta a la que yo viví en su momento, no solo porque el mundo a cambiado y porque los niños también lo hicieron, sino porque también será MI primer día, ahora seré YO la mamá que vi tantas veces en el paradero abrazando fuerte a su hijito para contener el calor de su pequeño cuerpo, no soy yo quien subirá al bus y tendrá que hacer nuevos amigos, será ella solita quien librará la batalla lejos de mi, auguro éxito total porque tiene a la mejor entrenadora de vida: yo! Su mamá! 

jueves, 12 de octubre de 2017

YO ELIJO SOLA MAMÁ!!!

Hay cosas que nunca cambian, desde siempre los niños salen implecables para el colegio y regresan con mugre de pies a cabeza… Lo que si definitivamente no es igual ahora es el criterio, determinación y autonomía que ejercen sobre sus propias decisiones, se involucran en todo lo que les compete como individuos, y aunque tiene todo el sentido del mundo no deja de ser abrumante el hecho de ver a mi pequeña  alistar su ropa siguiendo los parámetros de lo que para ella es importante: me gusta, es cómodo, tiene muñecos, adoro las luces, no tiene mangas, o simplemente es mi color favorito. Yo nunca me pregunté por qué falda escocesa y hoy todavía no entiendo cómo nos ponían vestidos de novia para ir a una fiesta infantil, sin embargo no fue algo traumático en mi infancia, simplemente mi vida era así.

A la hora de comer es increíble la baraja de opciones que tenemos hoy en día, cuando estaba pequeña la leche era infaltable antes de dormir y para mí un suplicio tener que tomarla, la sopa jamas faltó en el almuerzo y la cocina era prohibida para los niños, hoy Paloma hace galletas, me ayuda a arreglar los vegetales, decidió que la leche sola no le gusta y alista todas las noches su Pony Malta para no olvidarla al otro día. 

Como mamá admito que tanto poder de desición a veces hace un poco más compleja la rutina diaria, por eso me preparo con antelación para que ella pueda ejercer autonomia ante opciones que siempre seran favorables para su crecimento. 

Los niños de hoy disfrutan sin pensar en los gustos de los demás, verlos tomar decisiones asertadas, buscar soluciones favorables y encontrar salidas convenientes es increíble, los niños de hoy no tienen prejuicios, son tan auténticos, autónomos y críticos que me hacen desear ser menos adulta, actuar más y pensar menos, vivir con el corazón, dejar de pensar en el qué dirán y disfrutar, gozar, saborear la verdadera esencia de existir.

martes, 10 de octubre de 2017

Me llamo Paloma!

Desde que supe que tendría una hija imaginaba cómo se llamaría, tenía muy claro su nombre y convencer a mi esposo no podría convertirse en una batalla campal, el tema debía fluir con total naturalidad, no delatar mis ganas, mostrar interés por sus propuestas, y finalmente en “equipo” tomar la mejor decisión: “se llamará:PALOMA!”… lo que no sabía en ese momento es que mi Paloma pondría su sello personal, sería un ser único y su nombre tan auténtico como ella…

Por alguna extraña razón empecé a darme cierto protagonismo imaginando momentos que creía únicos entre mamá e hija, no veía a Nicolás cociendo un tutú, o siguiendo paso a paso el tutorial para hacer la moña de ballet sin dejar un pelo suelto, tomando té con las princesas y muchísimo menos con tacones y maquillaje hasta en las pestañas… pero una vez más la vida me sorprendió, a Paloma mi
chiquita consentida, mi muñeca, mi vida, no le gustan las princesas, prefiere las capas de superhéroes y adora los animales salvajes, su papá en cambio no ha tenido problema en acceder a usar tiaras y coronas para jugar con una patrulla canina, un furioso tigre o Gru su “villano favorito”.

Una vez más me desafió la vida mostrándome que los hijos no son lo que idealizamos, son mejor que cualquier ilusión por espectacular que parezca, que materializar los sueños es la mejor experiencia que podemos vivir, tuve la fantasía de tener una hija con corona de brillantes y zapatos de tacón, que me serviría el té mientras peinaba a sus muñecas y la vida me regaló una princesa guerrera con corazón de azúcar y nervios de acero, que sirve Pony Malta mientras juega a limpiar el desastre que hizo su perro de peluche cuando ella no miraba…

Imaginaba una batalla campal porque comiera vegetales y zumos naturales pero la vida me premio con una predilección por las ensaladas que nos castiga la conciencia pues honestamente preferimos disfrutar de una hamburguesa con papas fritas los fines de semana...

Hoy pienso en mi hija y llega a mi memoria sus ojitos de cristal que me permiten conocer su esencia, una esencia que jamás habría podido ser más perfecta, su vida es tan única como su nombre. Sé que tampoco existen mejores padres para ella, dos seres enloquecidos de amor y orgullo, un par de individuos que todos los días asumimos el reto de alcanzar su andar, pues así es ahora, los hijos van un paso más adelante y tienen una pila extra por lo que no nos queda más remedio que acelerar el paso y aprender a seguir su ritmo para no quedarnos atrás.           


Niños genios: mamás guerreras!

Cada día que pasa habrá un nuevo reto que afrontar, lo que creíamos que ya hacía parte de la historia vuelve a aparecer aún más cargado, cuando logramos superar la lactancia, llegan las compotas y una vez entran al colegio tenemos que enfrentar el "descontrol" maternal que implica la lonchera y... llega a nuestra memoria ese aliado que fue alguna vez fue el de nuestra mamá también y que viene a darnos la tranquilidad de saber que aunque no coman todos los alimentos que mandamos en su lonchera, la botella de Pony Malta jamás llega de vuelta... así miles de "aliados" mas y el instinto maternal que tampoco caduca con el tiempo recordamos que seremos mamás toda la vida y entendemos que el título fue solo el inicio de una carrera que requiere de actualizaciones a diario, ser mamá ha sido el mejor papel de mi vida, extenuante y maravillosamente complejo, pero sobre todo el que más satisfacciones me ha dado y con seguridad el que más alegrías traerá por siempre.

Hoy pienso en lo que me espera aún sabiendo que mis planes no son más que utopías que aterrizará Paloma con su arrolladora personalidad, lo desconocido que solía tener su encanto ya no es misterio para los niños de hoy que revelan con total facilidad lo que nosotros creíamos tener oculto, nos toca asumir el papel de guerreras pues estos pequeños parecen no conocer el miedo, poseen un talento innato para estar en todo, y tenemos que hacer uso de nuestros poderes sobrenaturales, demostrándonos que sí somos capaces y que ellos aunque parecen saberlo todo, siempre necesitaran de una abrazo de mamá.

Lo más importante es creer que la vida es tan perfecta como la naturaleza misma, que nos dio el privilegio de ser padres concediéndonos la sabiduría necesaria para ser los mejores, no de la especie como quisiéramos sino de cada uno de nuestros hijos, cada cual tendrá una preparación diferente pues no todos los hijos del mundo tienen las mismas necesidades, ni los padres capacidades semejantes, cada uno tiene la medida exacta de paciencia, ternura, alegría, miedo, serenidad que nos exigen estos pequeños genios, lo que pasa es que a veces no lo sabemos y una vez más al terminar la obra quedamos estupefactos con nuestra actuación, nos deslumbramos al descubrir lo inimaginable y así recargamos las energías con certeza de tener lo necesario para dar contienda a la batalla siguiente.




Niños y niñas... diversión sin genero!

Seguir hablando de géneros no tiene sentido en el mundo de hoy, los niños ahora juegan a pasear bebes en coche y practican gimnasia, mientras las niñas se divierten con pistas de carros y juegan futbol.

Hace unos meses necesitábamos comprar unos tenis para Paloma y la llevé a escogerlos, tan pronto llegó cogió unos enormes tenis negros con rojo de los personajes de "Cars" y sin reparo anunció que esos eran los que quería. En ese mismo instante los vendedores con total asombro se dispusieron en la que parecía ser la misión más importante del día: convencerla de llevar otros zapatos, a sus pies llegaron modelos de princesas, orejas con enormes moños de Minnie Mousse, tenis directamente traídos del reino de Arendelle, hasta la zapatilla de cenicienta encontraron en bodega y ella seguía insistiendo en que no quería nada distinto a sus tenis de Cars. 

Yo la acompañé en silencio haciendo el papel de espectador, propuse una pausa y le pedí que se los probara, la sorpresa mayor estaba por llegar tan pronto puso los pies en el piso y destellos rojos alumbraron el local! Yo me emocioné tanto o más que ella al ver su expresión, sus ojitos maravillados con esos zapatos que no sólo eran los más lindos del mundo sino que además tenían luces de colores, cuando subí la mirada me encontré con el personal del local que había cumplido su misión hacer feliz a su comprador, sin saber cada modelo que mostraron la convencía aún más de estar eligiendo lo correcto, y yo me sentí feliz y orgullosa, me permití ver el mundo con sus ojos, dejar el prejuicio a un lado y una vez más entender que mi hija no es igual a los niños de antes, que ha evolucionado con el mundo y que yo esta vez estaba preparada no sólo para afrontarlo sino para respaldarla (así ella no necesitará de mi apoyo para tomar la decisión).

Creo que yo a su edad no tenia un carácter tan fuerte y además estaba lejos de poder tomar una decisión sin dejarme influenciar o intimidar, no sé qué comen los niños de ahora pero creo que empezaré a tomar Pony Malta yo también, pues a veces siento que va tan rápido que ni con motores a propulsión voy a lograr alcanzarla!