martes, 4 de agosto de 2015

Sobre la lactancia...

ERES UNA FLOJA!!! Me dijo el pediatra de Paloma al manifestar mi angustia por no ser muy buena “lechera”, y así muchos comentarios mas habrá en la lista de las mujeres que como yo, no lactamos mucho tiempo, a veces me frustraba, pero tengo que reconocer que la mayoría de las veces me importaba un pepino!!!

Aprovechando la semana mundial de la lactancia quiero contar mi experiencia, sólo porque no me cabe en la cabeza que a nadie mas le haya pasado… Paloma nació prematura porque a mi me dio preclampsia, pensamos que iba directo a incubadora, pero no, respiro perfecto; lo mismo no paso conmigo, tuve complicaciones muy graves durante la cesárea y salí a observación medica para mantener controlados mis signos vitales, tengo recuerdos muy vagos y desordenados de ese momento de mi vida… ese primer acercamiento a Paloma no fue el soñado, al igual que mi primer intento de lactancia, por mi condición fue difícil y por evitar una baja de azúcar, el cuerpo medico decidió dar un tetero de fórmula a Paloma…



Tuve un excelente curso psicoprofiláctico, es más, literalmente debo mi vida a la persona que lo dictaba, sabia de lo importante que era la leche materna y la lactancia en sí, me decía a mi misma que iba a ser la mejor de las mejores, que jamás me iba a dejar llevar por el dolor, que iba a lactar hasta el cansancio y que el vinculo entre Paloma y yo iba a ser el mas profundo… y sí, así fue… casi todo… Nunca sentí un dolor, jamás tuve los síntomas de la bajada de la leche, nunca se me crecieron tanto (yo no quería, la naturaleza me dotó bien), jamás tuve grietas, mastitis o cosas parecidas, mi condición física al respecto fue “excelente”, solo un pequeño detalle: Paloma odiaba mi leche, nunca quiso succionar como debía, el sueño se apoderaba de ella cuando llegaba la hora de comer, y por obvias razones ese vinculo nunca llegó, no como lo imaginaba, no como lo soñaba.

Ahora después de mas de dos años de vivir esta experiencia, me muero de la risa acordándome de todo, y hago un balance súper positivo: fui la mejor? Siiii estoy segura que NADIE lo habría hecho mejor con Paloma, soy la mamá, solo ella y yo sabemos que he sido lo máximo en su vida, a ella no le gustaba y yo tenia un sentimiento extraño que no puedo describir con palabras, esto no propiciaba una experiencia placentera, si ninguna de las dos lo disfrutaba, porque forzarnos? mejor un tetero bien dado con el calor del cuerpo de mamá, un baño de contacto y el infinito amor maternal que solo nosotras llevamos dentro… que iba a lactar hasta el cansancio?, siiiiii lacte hasta que me cansé de botar frascos de leche que Paloma rechazaba, ahí entregaba a la basura horas enteras enchufada a un extractor, tratando de alcanzar al menos 1 onza y media!!! Que si nuestro vinculo ha sido el mas profundo? Obvio que siiiiiiiii, lo sigue siendo, no podemos depender de una teta para estrechar nuestro lazo innato con nuestros hijos.



Me di mucho látigo  un tiempo, pensaba que tal ves hubiera tenido menos gripas en su primer año, que si no le dan la formula en la clinica la historia seria otra… básicamente esto me daba vueltas en la cabeza, pero que va!!!! Siempre recomiendo hacer lo que nos dicta el corazón, yo tenia pánico total de ahogarla mientras lactaba en la madrugada, me sentía mas tranquila porque con el tetero sabia cuanto había tomado y podía estar segura que no iba a tener una baja de azúcar, nunca experimente esa tranquilidad de sacar “mis enormes dotes” en publico, y así muchas cosas propiciaron que me secara a los 3 meses… recomiendo la lactancia, OBVIO QUE SI!!! Pero mas que eso, recomiendo no llenar la cabeza antes de empezar el proceso, 
cada individuo es único e irrepetible y por lo mismo np todos tenemos la misma facilidad y/o fascinación por las mismas cosas, nuestros hijos pueden ser igual o mas felices, igual o mas sanos con o sin la leche materna, mientras lo que hagamos sea con conciencia, absoluto amor y en Pro de ser felices, el resultado será innegable, nuestros hijos darán fe de esto!!!